Espíritu Harrobi

DIVIDER

El mundo del futbol es  un espacio apasionante.  De una forma u otra está presente en nuestro entorno más cercano y es por ello que, tanto como un  deporte, se puede entender como una forma de vida. No solo los jugadores, personal técnico, etc.,  componen el planeta futbol. En este espacio cabemos todos aquellos que de una u otra forma sentimos pasión por este deporte. Cuántos aficionados esperan la llegada del fin de semana para poder participar en este espectáculo desde su hogar, desde el estadio. Compartiendo emociones con sus amigos o familiares. Cuidemos pues aquello que entendemos nos hace felices. Alejemos de este entorno la mediocridad, el egoísmo, la especulación, la mentira… , o por honestidad y respeto hacia este deporte, trabajemos al menos en esa dirección.

Y si esto  es ya deleznable en el mundo de los adultos, lo es más aun cuando nuestros pequeños están sometidos a ello.  Nuestros jóvenes necesitan un mundo del futbol respirable, oxigenado y con ello, disfrutar de cada momento sin plantearse objetivos utópicos creados a veces por los adultos. Estamos convencidos de la necesidad, por parte del futbolista, de rodearse de un entorno de profesionales saludable que le asesore en su crecimiento deportivo y humano,  cuidando todos los parámetros que lo condicionan. Y creemos también, que necesitan de un asesoramiento para dirigir su carrera, de elegir sus destinos, de estimar sus decisiones, …pero todo desde el respeto hacia su trabajo, hacia su esfuerzo y con el único objetivo de conseguir su progreso desde el punto de vista humano y deportivo a través del futbol.

Se trata de que, al final de esta etapa de la vida, el deportista no se sienta tan pobre que en el mejor de los casos solo tenga dinero. Lo más importante es que la experiencia que ha vivido le haya ayudado a ser mejor persona y a ser feliz en su vida.

Harrobi sport taldea.